dissabte, 21 febrer de 2009

Vine, et regalaré un cirerer florit


[…] Lo tengo todo a medio hacer.
Me preguntaba si tal vez…
mañana.

Vente a la sombra, amor, que yo te espero;
que tengo el corazón aquí con bien de hielo.
Vente a la sombra, vente, amor, que yo te espero;
que tengo ya el cerezo en flor dentro del cuerpo.[…]

EXTREMODURO.
Segundo movimiento: Lo de fuera
La ley innata. 2008


Ho tinc tot a mig fer.
Em demanava si tal vegada…
demà.

Vine a l’ombra, amor, que jo t’espero;
que tinc el cor aquí ben ple de gel.
Vine a l’ombra, vine, amor, que jo t’espero;
que tinc ja el cirerer en flor a dins del cos.
·


·

(una cançó xapada en 2 i no ho he sabut trobar a major qualitat)

3 comentaris:

zel ha dit...

Casualitats de la vida, jo he posat unes floretes dibuixades amb el paint a casa meva, com que no els puc anar a veure, els cirerers...

Rafel Mas ha dit...

Hola zel,
he entrat al teu blog patim patam patum i he vist un dibuix de paint amb cirerers ? florits.
m'ha agradat!
salut
Rafel Mas

Marcos ha dit...

En Robe i els cirerers!, "En el jardín hay un cerezo dormido, pero parece muerto. Este otoño comenzó a sentirse apático, y la dejadez se apoderó de su espíritu. La vida, cansada de verle
abúlico y desastrado, decidió que lo mejor sería que se tomaran un tiempo para reflexionar sobre su relación, y se marchó de vacaciones, dejándole en un estado de abatimiento que hizo que se fuera consumiendo poco a poco hasta que acabó por convertirse en lo que es ahora: el aletargado esqueleto de un cerezo; una osamenta de madera clavada al suelo, que sólo espera que regrese la vida." (Roberto Iniesta. El viaje íntimo de la locura.)