dilluns, 8 de setembre de 2008

cabres politicomallorquines.21

Si no hi ha res més, mengen llentiscle tendre, fulla de garballó, mànec inclòs (amb pues de 2 cm)





i un trofeu per als més valents i esforçats


1 comentari:

Diario de Mallorca ha dit...

Capturadas casi un centenar de cabras salvajes en zonas urbanas
La campaña de control de Medio Ambiente quiere evitar los riesgos que crean estos animales

I. MOURE. Diario de Mallorca 14.09.08. Casi un centenar de cabras salvajes han sido capturadas este verano dentro de la campaña de control impulsada por la conselleria de Medio Ambiente del Govern para evitar las molestias y situaciones de riesgo que causan estos animales asilvestrados en zonas residenciales de la isla, adonde se acercan con la llegada de las altas temperaturas.
Con el verano, estos especímenes tienden a abandonar su hábitat natural en la montaña, donde la sequía dificulta las posibilidades de encontrar alimento, para adentrarse en núcleos urbanos en busca de su sustento. Un fenómeno que se da, sobre todo, en municipios como Andratx y de la Serra de Tramuntana.
Una vez se instalan en el nuevo entorno, pueden llegar a ocasionar molestias a los vecinos -invadiendo sus jardines, por ejemplo- o graves riesgos para la circulación, al atravesar carreteras.
Así sucedió recientemente a la altura de Bendinat en la autopista que une Palma y Portals Nous, lo que obligó a intervenir a una patrulla de la Guardia Civil.

La campaña de control de cabras salvajes impulsada por la Conselleria prescinde por lo general del uso del rifle. Según se apunta desde el departamento autonómico, se evita así crear alarma en núcleos habitados.
De tal manera que, para las capturas de estos animales, se opta por medios más tradicionales en Mallorca, como la modalidad de caza con perros y cuerdas.
Los responsables de Medio Ambiente destacan que, "en términos de gestión, resulta muy útil por el escaso riesgo que supone y porque permite capturar vivos a los animales".
Los ejemplares capturados se trasladan al recinto de Natura Parc y allí son sacrificados para convertirse en alimento de otras especies. De acuerdo a los datos ofrecidos por el departamento autonómico, desde que se implantó el dispositivo a mediados de junio hasta finales de agosto, han sido cazadas un total de 89 cabras.
En la isla, hay unos 40.000 ejemplares de estas especies salvajes, según estimaciones recientes de la Conselleria.

Por su mayor tamaño y una mejor capacidad reproductiva, estas cabras asilvestradas, conocidas también con la denominación de bordes, han ido ocupando territorios y relegando a la tradicional cabra salvaje mallorquina. Un fenómeno evidente en Cala Blanca y en la zona sudoeste de la Serra de Tramuntana.
Como se informó en su día, la Conselleria practica controles en aquellas fincas públicas y privadas que lo solicitan.
También autoriza la caza a aquellos propietarios que han sufrido daños en su vegetación y que cumplen con las condiciones requeridas por la normativa.
En la iniciativa impulsada por el departamento de Medio Ambiente, colabora la asociación federada de Caza Mayor y Conservación de la Cabra Salvaje Mallorquina (Acam), que cuenta con voluntarios armados con rifles que colaboran con agentes medioambientales y celadores federativos para controlar la población de estos animales.